Laberinto de roca

Testimoniales

"Transcurría octubre del 2016, recibí una invitación al Santuario de Schöenstatt en Buenos Aires donde se celebraría la alianza de amor con María. Sentí la necesidad de asistir y pedirle a la Virgen que ayudara a mi hijo de 18 años a transitar esta etapa tan controvertida. Días después, también le pedí asistencia a los Ángeles a través de Cintia. 


En sus cartas, ellos  me decían que  tenía la protección de la virgen María y que pidiera asistencia al Arcángel Gabriel para que mi hijo pudiera abrirse y expresar sus sentimientos. También que estuviera atenta  a recibir manifestaciones o mensajes a través de una rosa. No lograba saber cómo o dónde buscarlos. La respuesta  no tardó en llegar. El asombro y la emoción fueron enormes cuando Cintia me leyó  el mensaje que recibí de la Virgen, me pedía que usara un rosario de rosas. Ese rosario que había comprado un mes antes en Schöenstatt y que conservaba para regalar en Navidad. 


Desde entonces la Virgen  es nuestra madre protectora, guía espiritual y de quien siempre recibo amorosas manifestaciones de fe." - Sandra Ferrari

"Mi primera experiencia meditando con los Ángeles fue el 7 de junio de 2017, un miércoles en el que conocería a mi nueva maestra de meditación dando su primer clase en el lugar en el que  ya llevaba tiempo yendo a meditar.

 

Ya nos la habían presentado las anteriores maestras y nos habían dicho que sus meditaciones eran maravillosas y fuertes, que usaba un cuenco que trabajaba el chacra del corazón, pero nunca imaginé lo que me sucedería.

 

En experiencias anteriores con Ángeles, fui con una canalizadora que me dijo cosas increíbles hace 20 años y otra con una amiga que me dijo mensajes de mi ángel con cartas. Ese día llegue como la mayoría de mis miércoles a la meditación; Cintia nos sugirió que nos recostáramos pues íbamos a sentir cosas fuertes así que hice caso, prendió un incienso y prendimos velas con intención, nos mostró el sonido del cuenco y empezó la meditación. El cuenco sonaba muy fuerte, puedo decir que en un momento me incomodó (ahora me encanta)  pero me dejé llevar. Pronto sentí que me iba demasiado y quería moverme y no podía mover mis manos, sentí miedo y de inmediato empece a sentir un olor a flores como de iglesia muy fuerte e intermitente; el olor me hizo sentirme tranquila y continúe hasta que Cintia nos dijo que podíamos abrir los ojos. Lo primero que hice fue buscar las flores y no las encontré, sin embargo me seguía llegando el olor intermitente me sentía nerviosa y tenía mucho frío. Fue una experiencia muy distinta y fuerte para mi. Comenté lo del olor que percibía y Cintia me dijo que eran los Ángeles. Todo el día sentí el olor acompañándome lo cual fue increíble.

 

Hoy en día mis miércoles de meditación son sagrados y en cada meditación aprendo algo nuevo. Creo y siento a los Ángeles cerca de mi, todos los mensajes que al final de la meditación nos comparte Cintia son 100% atinados y sé que tengo mucho más que aprender." - Ale Angers

"Soy un testimonio del verdadero resultado de las terapias de los ángeles.

Hace casi 10 años me casé y estuvimos buscando un bebé por 9 años, me sometí a varios tratamientos y tristemente no se logró nada más que dolor y daño emocional.

Un día que fui a dar una de mis clases porque soy maestra, tuve la gran fortuna y bendición de conocer a un gran ángel, Cintia y ella por medio de sus ángeles se dio cuenta de lo que me pasaba y me ayudaron a encontrar la sanación y el equilibrio sobre todo emocional que tanto necesitaba para poder lograr que quedara embarazada. Ella me dijo que estuviera alerta a las señales, al momento no comprendí pero en cuestión de pocos días la señal llegó. Un angelito que hoy se llama Paula de 4 meses llegó a mi vida.

 

Muchas veces llegué a creer que Dios y sus intermediarios no me escuchaban o no me querían, más bien yo no los escuchaba y no tenía las palabras para dirigirme a ellos, los ángeles me ayudaron mucho y gracias a su intercesión y su gran poder divino puedo hoy en día cargar a mi hermosa bebita." - Elena Mejía

"Cintia tiene mi agradecimiento eterno por iluminarme, acompañarme en mi despertar y recordarme el amor incondicional de Dios que nos envía sus mensajes de luz de diversas maneras, para honra y gloria de su nombre; comparto con todo amor estas manifestaciones que pude vivenciar luego de participar de sus talleres.

Aparición del Arcángel Zakiel  en la pared blanca del living de casa en el mismo momento que telefónicamente Cintia me anunciaba que éste me estaba acompañando. (Foto 1)

Aparición de una estrella colgando debajo de la estrella de decoración plateada en el pesebre, y sobre el lado izquierdo del techo arriba de la Luz se observa la presencia de Nativitas. Aparición el 25 de diciembre luego de haber realizado el Taller de Navidad. (Foto 2)

Imagen de la Ascención en un momento muy doloroso a causa de una pérdida en la que no encontraba ni explicación ni consuelo, mientras me duchaba utilizando las herramientas del Taller de Protección Física y Espiritual. Todas estas visiones, que como bien me enseñaste, son enviadas para mi alma y solo puedan ser vistas por quienes tienen que recibir el mensaje, proporcionaron paz y regocijo a mi espíritu.

 

Nuevamente gracias Cintia, Luz en expansión." - Alicia Pallares